MyTSP

¿Cómo ha evolucionado la figura de la mujer y madre trabajadora?

 


Compaginar la vida laboral y familiar es un gran reto al que se enfrentan muchas mujeres, que llega a convertirlas sobre todo en el comienzo de la maternidad, en “superwomans”, intentando compaginar el querer crecer profesionalmente y dar el mejor cuidado a los hijos.

Actualmente la figura de la mujer y madre trabajadora está protegida por la Ley para la Igualdad, que eleva a la categoría de derechos la conciliación de la vida personal familiar y laboral a los trabajadores y a las trabajadoras para fomentar el equilibrio de las responsabilidades familiares, evitando toda discriminación basada en su ejercicio. Sin embargo el gran problema no reside en no poder compaginar el horario, las responsabilidades, ni la carga laboral, sino muchas veces por la duda que aparece de si se estará a la altura y demostrar de doble forma la valía.

Descubrimos que cuando hablamos de conciliación no nos referimos exclusivamente a compatibilizar la vida laboral con la experiencia como madre, sino a cubrir los diferentes aspectos de la vida: profesional, mujer, madre, hija, amiga… No renunciar a ser uno mismo con todas las caras que conforman la identidad de cada persona. Conciliar es un objetivo imprescindible, no para ser madres o padres y competentes profesionales, sino para ser personas. Para crecer.

Por otro lado, existen dos tipos de conciliación, la logística y la mental, consiguiendo el equilibrio por fuera y por dentro. El trabajo y los hijos pueden parecer a priori los aspectos más exigentes. En la faceta de madre es imprescindible y se es 24 horas al día. Y en algunos casos, un cargo de responsabilidad en una empresa puede también exigir total disponibilidad.

En muchos casos se opta por ofrecer calidad a los hijos en vez de mucho tiempo. Estar en los momentos importantes. En estos casos, aparece una la idea de explicar a los hijos la necesidad de trabajar, siendo este uno de los casos de la conciliación mental. Pero ¿qué podemos hacer en cuanto a la conciliación logística? Vivir cerca del trabajo o tener la guardería o colegio cerca de la oficina son dos factores que pueden ayudar. Además, contar con ayuda externa. En este aspecto, la mayoría de las madres tienen una opinión unánime: Sin ayuda, sería imposible. El reparto de las tareas con la pareja, como mínimo al cincuenta por ciento, los abuelos, las cuidadoras, etc...

La empresa también puede ayudar en la difícil tarea de conciliar, ofreciendo facilidades como los horarios flexibles de entrada y salida, la jornada reducida, la posibilidad de comprar vacaciones, excedencias, el teletrabajo, primar los resultados frente a las horas presenciales… (En este sentido la tecnología ha ayudado mucho: móviles, portátiles, tablets…). Muchas de ellas son facilidades basadas en la confianza, pero está comprobado que el rendimiento de los empleados, que se sienten comprometidos y agradecidos con la compañía, es mayor.

Aunque poco a poco parece que estas medidas van calando en el mundo empresarial, todavía queda mucho por hacer hasta que se generalicen y dejen de ser la excepción. Queda patente que cultural y socialmente se ha avanzado mucho. Hoy en día es diferente y de nuevo, la tecnología ha ayudado a muchas mujeres a estar en igualdad de condiciones.

Hemos avanzado mucho y aunque parezca que aún queda un largo camino por recorrer, volviendo la vista atrás, está claro que el camino por recorrer es más corto que el recorrido.


 


Rating: 2.3/5

COMMENTS

POST A COMMENT


Your name: *
Your e-mail:
(won't be shown)
Your comment: *
Security: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
See offers