MyTSP

Cantidad versus Calidad en el trabajo

 

Ante la disyuntiva cantidad o calidad en el trabajo, parece que la respuesta es obvia.

De nada sirven montañas de trabajo mediocre cuando realmente lo que las empresas esperan de nosotros es que seamos productivos. Pero, ¿qué es ser productivo? Una de sus definiciones puede ser el hecho de ser capaz de mantener el objetivo o meta en lo que haces, conocer realmente hacia donde quieres llegar y los medios o recursos de los que dispones.

Por lo tanto, en el post de esta semana, trataré de analizar las variables que nos ayudarán a realizar nuestro trabajo de forma productiva, es decir, un trabajo de alta calidad sin necesidad de tener que dedicar a ello más cantidad de tiempo del realmente necesario.

Uno de los primeros aspectos a tratar es el tema de la satisfacción personal; ese sentimiento de llegar a casa con el “deber cumplido”. Si aumentamos la cantidad de horas en el puesto de trabajo pero no la calidad del producto o servicio, es muy probable que tengamos que pasar maratonianas jornadas en la oficina, que tengamos que disminuir nuestro tiempo dedicado al ocio o la vida personal y que además no obtengamos los resultados esperados a nivel profesional. Todo ello puede provocarnos frustración, burn out, problemas familiares, etc. Por ello para preservar nuestra buena salud mental y la de nuestro entorno, es importante apostar por la calidad y la felicidad en el trabajo.

Finalizar tareas de manera exitosa es sumamente importante a nivel profesional porque el sentimiento de la tarea eternamente inacabada suele incrementar nuestros niveles de estrés. Para poder concluir las distintas tareas o proyectos que tenemos entre manos, es necesario nuevamente volver a recurrir a la calidad de nuestras jornadas laborales. Uno de los aspectos más importantes, que ya hemos mencionado anteriormente, es el de tener claro cuál es el objetivo o fin de nuestras acciones, tener definida la meta a la que queremos llegar y conocer qué esperan de nosotros, es clave para ser realmente productivos. Una vez definido este primer aspecto, debemos organizar nuestro tiempo y establecer descansos. Las pausas no deben ser demasiado extensas ya que nos pueden llevar a perder la concentración y el focus de la tarea. Es preferible realizar dos pequeños descansos que uno largo y prolongado.

Para poder llegar a finalizar tareas es también importante agendar o realizar listas con los pequeños detalles pendientes a lo largo del proyecto. Debemos tener en cuenta que, en una jornada laboral ordinaria, es muy probable que surjan imprevistos que puedan requerir nuestra atención y que, por así decirlo, se convierten en “ladrones de tiempo”. Es importante que sepamos priorizar, delegar y tratar estos aspectos en la  medida de su importancia.

Como conclusión, la cultura del presentismo que detectamos en algunas empresas españolas, no tiene siempre por qué ir acompañada de altos niveles de rendimiento y productividad en sus empleados, por ello es importante detectarlo e intentar  fomentar rutinas orientadas a la productividad y practicidad laboral.
 

Cantidad veruss calidad en el trabajo


Rating: 2.4/5

COMMENTS

POST A COMMENT


Your name: *
Your e-mail:
(won't be shown)
Your comment: *
Security: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
See offers