MyTSP

Reputación. Un factor clave en la búsqueda de empleo

 

La buena (o mala) reputación es un factor clave en la búsqueda de empleo. Porque determina en gran medida la decisión de contratar o no a un candidato. Y no es fácil conseguir (y mantener) una buena reputación personal y profesional.

Reputación como factor para buscar empleo

Reputación e imagen personal

Una de las definiciones que el diccionario ofrece del término “reputación” es: “opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo”. Lo que nos lleva a tener muy clara la unión entre este concepto y la imagen personal de uno mismo.
 
De hecho, no es posible una buena imagen personal, sin tener una excelente reputación. Así como tampoco es posible pensar que un candidato con mala reputación (aunque tenga un buen curriculum), tenga fácil la contratación. Es más; seguramente será tenido más en cuenta otro candidato con “menos curriculum”, y más prestigio profesional (o personal).
 
Porque la reputación (personal y profesional) es lo que cada uno de nosotros somos: qué pensamos, cómo actuamos, qué buscamos en la vida o en el trabajo, etc. Y esa sensación que proyectamos a los demás influye de manera determinante en todos los ámbitos de nuestra vida. Y en el laboral de forma muy importante.
 
Por eso merece la pena prestar la máxima atención al cuidado de la reputación, para ofrecer una imagen personal positiva, motivadora y atractiva. Y no es tarea fácil, sobre todo si no se tienen ciertas cualidades innatas tales como la generosidad, proactividad, positividad o buen humor.
 
Es más, el cuidado de la reputación ha de ser una prioridad en cada uno de nosotros. Porque es muy difícil conseguir prestigio, buena imagen o credibilidad frente a los demás. Pero poca cosa basta para perderla, y transformar una buena imagen social y personal en otra basada en desprestigio y descrédito.

 

Reputación profesional. ¿Por qué?

Como candidatos en busca de un puesto de trabajo no sólo hemos de “poner sobre la mesa” nuestro curriculum con los titulos académicos, nivel de idiomas o experiencias profesionales, sino también nuestra imagen personal: el cómo somos, cómo nos ven los demás, cómo resolvemos conflictos o cómo trabajamos en equipo son valores muy tenidos en cuenta por los seleccionadores de personal.
 
  • Porque ningún seleccionador va a tener en cuenta a alguien que no aporta buenas referencias profesionales.
  • Porque ser una persona conflictiva no va a aportar valor a ninguna organización.
  • Porque la falta de proactividad no genera beneficios a ningún grupo de trabajo.
  • Porque carecer de empatía limita mucho el trabajo en equipo.
  • Porque no tener “habilidades sociales” dice mucho del carácter de la persona, y entorpece las necesarias relaciones sociales en el ámbito laboral.
  • Porque en las relaciones sociales (dentro y fuera del trabajo) es necesario contar con eso que algunos llaman “inteligencia emocional”.
 

Cuidar la reputación

Una vez que hemos puesto en valor la necesidad de cuidar la reputación para tener más fácil el acceso a un puesto de trabajo (y en última instancia para ser más felices), se hace necesario saber cómo hacer para conseguir y conservar una buena imagen y prestigio.
 
Pero eso será objeto de análisis en el siguiente artículo, donde podremos ver consejos, trucos y formas de actuar para hacer crecer la reputación, proyectar una imagen positiva y hacer nuestra candidatura atrayente para las empresas.
 


  • En la actualidad 3.78/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 3.8/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas