MyTSP

10 claves para ser un buen consultor de Recursos Humanos

 

Hoy en día, es cada vez más común que las empresas confíen en un consultor de recursos humanos para que gestione ciertos procesos de selección, ya sea por la dificultad de encontrar el perfil deseado, o por la cantidad de candidaturas a gestionar.

Vivimos en una realidad en que las oportunidades laborales son inferiores al número de trabajadores cualificados y esto supone una dificultad para las empresas a la hora de elegir al mejor candidato. Es por ello que recurren a las consultorías de selección de personal para ser asesorados por un profesional especializado.

Por otro lado, muchos trabajadores confían en las consultorías de recursos humanos para encontrar su trabajo ideal, por su gran variedad de ofertas o por los consejos y la información que les puede proporcionar un consultor de Recursos Humanos.

El trabajo de un consultor no es otro que poner en contacto a profesionales de todos los ámbitos con empresas que buscan un talento específico. Pero, ¿qué habilidades debe tener un buen consultor para amoldarse tanto a las necesidades de las empresas como a las de los candidatos?
10 claves para ser un buen consultor de Recursos Humanos
1. Buena comunicación con diferentes interlocutores
Una de las principales aptitudes que se requiere para ser un buen consultor es saber tratar tanto con el cliente como con el candidato.
Debe ser capaz de comprender con exactitud las necesidades de la empresa, su filosofía y su identidad. Tendrá que conocer cómo es el equipo al que pertenecerá el nuevo trabajador, así como sus funciones dentro de la empresa.
Para poder realizar un buen trabajo de selección, tendrá que obtener todos los detalles laborales que puedan interesar al trabajador: el salario, los horarios, los beneficios sociales, las vacaciones, entre otros.
Por otro lado, deberá ser capaz de explicar, a la perfección al candidato, en qué consiste la posición y toda la información útil relacionada con la empresa.
2. Capacidad de asesoramiento / orientación
Una vez comprendido el puesto y sus requisitos, el consultor, gracias a su experiencia gestionando posiciones con diferentes perfiles, debe asesorar a la empresa.
Muchas veces, las empresas no son conscientes de la franja salarial en la que se mueve un perfil en concreto o si existen profesionales con todas las habilidades demandadas.
3. Conocimientos técnicos
No es necesario que un consultor sepa en profundidad como se realizan ciertas tareas, pero sí que es verdad, que tener conocimientos básicos sobre ciertos programas o habilidades, ayuda a comprender mejor el perfil buscado y será mucho más fácil a la hora de seleccionar. Basta con buscar información y comprender bien qué se demanda.
4. Habilidades comunicativas
Es muy importante que la información fluya y que se expliquen todos los términos de manera clara y concisa. Tanto empresas como candidatos deben saber en qué etapa del proceso están y cómo va evolucionando.
5. Atención al detalle - Observador
Una cualidad muy buscada en un consultor es la atención al detalle. Es esencial ser observador para dar con la persona adecuada. Habrá que fijarse bien en qué tipo de empresa es, el tipo de trabajadores y departamentos que existen, el estilo de personas que componen los equipos y la esencia de la empresa.
A su vez, habrá que hacer lo mismo con los candidatos, ir más allá de las aptitudes laborales y conocer al candidato en profundidad para ver qué es lo que espera de la empresa y cómo sería su puesto de trabajo ideal.
6. Actitud comercial
Otro de los factores clave es poseer una actitud comercial. El consultor debe entender la posición y la empresa, para ser capaz de vender el proyecto con entusiasmo. Muchas veces un candidato lee una oferta y no le llama la atención, pero si un consultor se la explica bien y resalta las partes positivas del proyecto, puede que se enamore del mismo.
7. Persona ordenada y metódica
Saber planificarse y priorizar tareas es primordial para poder realizar un buen trabajo. Normalmente un consultor suele gestionar varias posiciones a la vez de distintos clientes y con perfiles variados. Si no se lleva un orden, pude resultar un caos.
8. Efectividad
La efectividad va ligada al punto anterior. Siendo ordenado y con un método claro de trabajo, se ahorra mucho tiempo.
Por otro lado, no hay que perder el tiempo enviando al cliente perfiles que sabemos que no van a encajar. Es mejor mandar pocos candidatos, pero que se ajusten a los requisitos de la empresa.
9. Claridad y objetividad
Es muy importante ser claro y sobre todo objetivo, tanto con el cliente como con el candidato. No hay que olvidar que al fin y al cabo es un trabajo relacionado con personas y que los sentimientos y las afinidades pueden jugar una mala pasada.
10. Tolerancia al estrés
Gestionar varios procesos a la vez puede resultar muy estresante, por lo que hay que saber hasta dónde se puede llegar y cuando hay que parar. Planificando la semana y priorizando los asuntos más urgentes, se podrá controlar la situación.

Escrito por Sara Barrio | Operations Specialist


  • En la actualidad 1.91/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 1.9/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas