MyTSP

La importancia de los empleados invisibles

 

En el mundo globalizado en el que vivimos, la gran cantidad de redes sociales de las que disponemos y la tendencia a compartir lo que nos pasa a lo largo de las 24 horas del día, hace que resulte una tarea casi obligatoria el hecho de mostrar nuestros logros profesionales con los demás a través de internet.

Sin embargo, mientras existe un perfil de trabajadores que buscan el reconocimiento continuo por parte de los demás, que se ajustan a lo preestablecido y que siguen los patrones marcados por la sociedad sin actuar con libertad en lo que hacen, encontramos también los empleados o trabajadores invisibles, personas que prefieren quedarse en la sombra y que realizan sus tareas de una manera mucho más libre e innovadora.

Generalmente, estos últimos se podrían identificar como líderes ocultos que tienen un gran nivel de compromiso con la empresa así como con la prosperidad y mejora de la misma. Sus tareas pasan la mayoría de las veces desapercibidas debido, entre otras cosas, a que no persiguen la relevancia laboral tanto como la excelencia en su trabajo, a la vez que tratan de crear sus propios caminos para llegar a los objetivos marcados. Tampoco suelen destacar por su don de gentes, entusiasmo o iniciativa, sin embargo, se nota su ausencia cuando no están, pues suelen estar dotados de gran talento.

La importancia de los empleados invisibles
Por todo ello, y como consecuencia de ser una parte fundamental del staff de la empresa, es muy importante reconocer a aquellos trabajadores que presenten estas características y tratar de retenerlos, ya que de lo contrario pueden llegar a sentirse ignorados o subestimados y terminarán abandonando la empresa, lo que supondría una gran pérdida de valor. Esto podría incluso provocar que se cree un mal ambiente en la organización y finalmente contagiar su actitud negativa a otros empleados, especialmente a aquellos que entran nuevos.

Con el fin de ser capaces de retenerlos, es muy importante que los responsables del departamento de Recursos Humanos tengan la capacidad suficiente para reconocer este tipo de empleados, así como de tratar de descubrir el potencial oculto de cada una de los trabajadores que integran la compañía. Deben además saber planificar y gestionar las políticas y funciones del área. Por ello, en algunas empresas existen ya programas bien definidos que intentan descubrir a los empleados invisibles, utilizando diferentes herramientas con el fin de poder comunicarse con personas de este perfil.

Hay que tener en cuenta que, como ya se he mencionado anteriormente, los empleados invisibles pueden presentar esta característica de manera involuntaria, en cuyo caso la mayoría de las veces su invisibilidad está provocada por las tareas que desempeñan, relacionadas generalmente con el BackOffice, o presentarla de manera voluntaria, fomentada la mayoría de las veces por el deseo de ahorrarse trabajo, el deseo de sobresalir en un futuro frente al resto o evitar problemas que les puedan surgir.

Guido Stein, profesor del IESE, realizaba unas declaraciones al periódico Expansión en el que aseguraba que “los trabajadores invisibles son como la salud: la valoras cuando no la tienes”. Así mismo, establecía tres tipos de invisibilidad: “la psicológica, que corresponde a un modo de ser, la que tiene una razón ética, que se trata de aquellas personas que no quieren ocupar el primer lugar por humildad y prefieren dar juego a otros, y por último la táctica, en la que el profesional decide ser invisible porque en un momento de su carrera le conviene tener un perfil bajo para luego dar el salto”.

Podríamos concluir, por tanto, que los empleados invisibles son profesionales cumplidores y comprometidos que no alardean de sus logros, que se convierten en un ejemplo para los demás día a día inspirando al resto de trabajadores y que aportan la confianza suficiente como para saber que siempre se puede contar con ellos en cualquier tarea que se requiera realizar, por lo que es fundamental hacerles sentir formar parte indispensable de la empresa, reteniendo su talento y creando valor sobre ellos mismos. Por ello, hay que tratar que se muestren un poco más, que comuniquen cómo se sienten y que si existe algo que les incomoda o con lo que no estén de acuerdo que informen a cerca de ello, pues es posible que, de no lograrlo, nos arrepintamos durante mucho tiempo de no haber sido capaces de retener en nuestras plantillas a trabajadores tan sumamente valiosos.


  • En la actualidad 1.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 1/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas