MyTSP

Claves para gestionar tus emociones en el trabajo

 


Las tensiones del día a día, la constante y creciente competencia laboral, las exigencias económicas, entre otras, son aspectos que pueden llegar a alterar el estado emocional de cualquier persona. Este desequilibrio, además de afectar al plano personal, repercute negativamente en el ámbito laboral y desarrollo profesional.  

Y es en ese momento de enfado o tensión cuando debemos saber cómo canalizar las emociones. No hay duda que dejar salir la ira en el trabajo puede jugarnos una mala pasada, y aunque la mayoría de nosotros ya sabemos qué es lo que nos molesta; sabemos reconocer que tipo de situaciones nos sacan de quicio e incluso sabemos cómo reaccionamos ante éstas, muy pocos son los que verdaderamente pueden enfrentar estas situaciones con eficacia.

Sin embargo, hay ciertas claves que pueden ayudarte a gestionar este tipo de conflictos que te ayudarán a mantener a raya tu tranquilidad emocional:
 
1. Detente, cálmate y piensa antes de actuar
Todos necesitamos darnos un tiempo para respirar y analizar qué es lo que está pasando. Dar paso a la razón y detener el impulso que nos puede llevar a actuar de una forma que nos genere arrepentimientos futuros.
¿Qué sucedió? ¿Cuáles son los hechos y cuáles son mis juicios? ¿Quiénes están involucrados? 

2. Verbaliza el problema y detecta tus sentimientos
Mientras hablamos sobre un problema, no sólo la otra persona nos escucha, también nosotros mismos escuchamos lo que decimos, y es posible que en ese proceso nos demos cuenta de aspectos que no teníamos claros.
Al verbalizar nuestros pensamientos, es probable que seamos más conscientes de lo que sentimos, pues mientras hablamos, las emociones se manifiestan.
¿Qué es lo que verdaderamente me molesta?

3. Plantea un objetivo positivo
Es verdad que algo me molesta y me hace sentir mal, pero en vez de quejarme y victimizarme, puedo aprovechar esta problemática para aprender y crecer. 
Las emociones son grandes maestras que están ahí para mostrarnos algo que puede y debe cambiar en nuestra vida. 
¿Qué te gustaría lograr o cambiar a partir de esta situación? ¿Qué mensaje querrá decirte esta situación?
 
4. Define un plan de acción
Aquí es donde comienzas a ver posibles soluciones; juega e imagina qué posibilidades tienes para mejorar la situación. Un plan A, B, C, o los que sean necesarios.
 
5. Piensa en las consecuencias
Antes de emprender cualquier acción, analiza las posibles consecuencias de cada una de éstas.
¿Qué impacto tendrán mis acciones en mí mismo y en los demás? ¿Cuál de las opciones resulta más beneficiosa para todos? ¿Cuál es el coste-beneficio?
 
6. Pon en práctica el mejor plan
Llegados a este momento quizás tus emociones ya estén estabilizadas, probablemente ya ni siquiera estás enfadad@, sin embargo, esto no es pretexto para echar la vista hacia otro lado. 
Aunque es más cómodo evitar una confrontación, lo más seguro es que si no tomas cartas en el asunto volverá a sucederte lo mismo. Es mejor que pongas remedio a tiempo y evitar que se convierta en un patrón de conducta.

 
 
 


Classificação: 2.7/5

COMENTáRIOS

UM COMENTáRIO


Seu nombre: *
Seu e-mail:
(Não se mostrará)
O seu comentario: *
Segurança: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Veja ofertas