MyTSP

¿Qué podemos aprender sobre los Recursos Humanos en los países más felices?

 

Disponer de buenas condiciones laborales puede ser un factor determinante en la productividad o desempeño de un equipo de trabajo. Razón por la que muchos países han invertido gran esfuerzo en cada día mejorar el ambiente que ofrecen a sus profesionales.

Cada año, las Naciones Unidas ordenan a 147 países en una lista en función de los niveles de felicidad de sus ciudadanos en su World Happiness Report ¿Qué país tiene la población más feliz? El ganador de este año es Dinamarca, seguido de cerca por Suiza, Islandia y Noruega. Estados Unidos ocupa el puesto 13. Con una puntuación de 6,361 sobre 10, España se sitúa entre los países de la Unión Europea (UE), junto con Grecia e Italia, menos felices, explicó en un comunicado la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU (SDSN) algo que se ha visto incrementado por los diferentes conflictos y crisis interna.

Para llegar a esta lista el proceso es realmente simple, se pide a los encuestados puntuar de 0 a 10, con la mejor posible la vida para ellos ser 10, y siendo el peor vida posible 0. Entonces se les pide que calificaran su propia vida en esta escala.
¿Pero que es realmente lo que podemos aprender a lo que se refiere al entorno laboral de estos países? He aquí algunos de los principales factores:

Empleo público
Una de las características básicas en las estructuras públicas de estos países se personifica en la figura del funcionario.
Realizan servicios públicos de importancia para el correcto funcionamiento de un país, y el propio funcionamiento del Estado no se entiende sin ellos. Además, el añadido habitual de un puesto de trabajo fijo y medianamente bien remunerado de por vida es aliciente suficiente como para que sean plazas bastante apreciadas y demandadas.

Modelo laboral de la ‘flexiseguridad’
La flexiseguridad es un punto medio entre los dos conceptos tradicionales, y consigue mantener tanto la protección al trabajador como la capacidad de crecimiento de las empresas gracias a un modelo laboral flexible. En este modelo, la contratación y despido de trabajadores es gratuita, pero a la hora de proteger al trabajador, el Estado le proporciona un subsidio sustancioso.

Educación como base del desarrollo
En estos países se ha acabado formando una cultura que favorece la educación de calidad. La propia sociedad, al igual que las instituciones públicas, se han concienciado de que uno de los principales pilares que tienen de cara a seguir creciendo económicamente y poder seguir manteniendo su sistema y su calidad de vida es tener a una población lo mejor formada posible, de manera que su productividad sea elevada y haya iniciativa empresarial de establecerse en dichos países puesto que en ellos habrá unos recursos humanos de enorme calidad. La apuesta por la educación no sólo parte de las instituciones públicas, también de la sociedad y el mundo privado. En este sentido, en las economías desarrolladas actuales, la apuesta por la investigación y el desarrollo también es fundamental para seguir creciendo y tener progresivamente una mejor calidad de vida. Este hecho, en las economías de mercado, es impulsado tanto por el sector público como por el privado.

Igualdad de género y conciliación familiar
Dos de las grandes asignaturas pendientes en las sociedades son la igualdad de género y la conciliación familiar. Los estados nórdicos han realizado políticas bastante activas de cara a blindar laboralmente a las mujeres, tanto en su propio empleo como facilitar a los padres el desarrollo de una vida familiar. En Noruega, por ejemplo, las madres tienen 46 semanas de baja por maternidad con el 100% del sueldo o 56 semanas con el 80%, mientras que el padre tiene 12 semanas de permiso. Desde el momento en el que nace un hijo y hasta que cumpla los 18 años, cada familia es ayudada con 125€ mensuales. También, hasta que tenga tres años, las guarderías son gratuitas o, en caso de permanecer la criatura en casa, se ayuda a las familias con hasta 5000€ al año. Los restantes niveles educativos noruegos también son gratuitos.
 
En resumen se puede concluir que hay por lo menos siete ingredientes claves para la felicidad: las personas que viven en los países más felices tienen una esperanza de vida más larga, más apoyo social, más libertad para tomar decisiones en la vida, percepciones más bajas de corrupción, experimentan más generosidad y tienen un producto interno bruto más alto per cápita, generando así la “fórmula de la felicidad”. Y al fin y al cabo, esto genera como consecuencia que la gente se sienta identificada y comprometida con sus responsabilidades profesionales. Y ello a su vez, promueve mayor iniciativa, creatividad, innovación, productividad, compañerismo y pasión.


 


Classificação: 2.5/5

COMENTáRIOS

UM COMENTáRIO


Seu nombre: *
Seu e-mail:
(Não se mostrará)
O seu comentario: *
Segurança: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Veja ofertas