MyTSP

¡Felices ventas y próspero 2012!

 


Hace unos días, me decidí por fin a comprar los regalos de Navidad. Llevaba semanas pensando en lo que regalaría a mis seres queridos (es decir, haciendo brainstorming), así que me acerqué al centro comercial (gran superficie enfocada al B2C) dispuesta a hacerme en una tarde con todos los regalos (aprovisionamiento).
 
Lo primero que noté fueron los villancicos, esa magnífica técnica psicológica que nos evoca a la Navidad y, por ende, a tiempos de compras y gastos. Tras ojear un rato los escaparates (análisis de mercado) entré en la primera tienda: una gran perfumería (mi proveedor principal). Al llegar, descubrí para mi asombro que, pese a estar en la época más fructífera del año (por las puntas de ventas), contaban con enormes anuncios (cartelería) avisando de las ventajas de comprar allí (descuentos, promociones y rapports). Me decidí por un par de perfumes, los compré (con cash) y busqué la siguiente tienda.
 
Por el camino, me crucé con una ardilla gigante vestida de Papa Noël que llamaba la atención de los más pequeños, cantando y tocando una campana (captación de clientes potenciales y fidelización de los existentes). Oí como la ardilla les aconsejaba que se portaran bien para que Santa les trajera regalos, hasta que el papá de uno de los críos le dijo (asertividad) que en su casa eran “más de los Reyes Magos porque son tres y traen más regalos” (competencia desleal). Pobre ardilla (tolerancia a la frustración).
 
Hago un inciso en mi historia: ¿os habéis fijado en la conciencia de marca que tenemos de la Navidad? En cómo identificamos y reconocemos sus símbolos tan fácilmente, ya sea en una ardilla cantante -como la mía-, o en una burbuja de cava, o en una botella de refresco con etiqueta roja y letras blancas (imagen de marca).

 


Pero volviendo a mi tarde de compras: llegué a la segunda tienda. Esta vez era de ropa. Tenía claro que quería un jersey (producto estrella). Di una vuelta por la tienda, vi los diferentes modelos (estudio de productos similares), y acabé preguntando a la dependienta (opinion research). La dependienta, muy amable (trato personalizado) y disimulando perfectamente el estrés navideño, se interesó por mi público target: “Es para mi madre”, le expliqué. Y acabó convenciéndome para que me llevara el jersey y un complemento a juego que era “monísimo” (venta cruzada).
 
Por fin, tras un par de horas más divagando por el centro comercial, terminé con mis compras (arbol de objetivos cumplido). Conseguí todos los regalos, esquivé a la ardilla gigante rodeada de niños, y salí de aquel maremágnum de villancicos con todas las compras hechas. Aunque eso sí, como de costumbre en estas fechas: acabé en quiebra.
 


Classificação: 1.9/5

COMENTáRIOS

UM COMENTáRIO


Seu nombre: *
Seu e-mail:
(Não se mostrará)
O seu comentario: *
Segurança: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Veja ofertas