MyTSP

La economía colaborativa, parte de nuestro día a día

 

Podríamos decir que el siglo XXI está siendo la era de la economía colaborativa (sharing economy) y del emprendimiento, a nivel mundial.

Se ha producido una transformación en los hábitos de consumo de los individuos. En el siglo pasado, hablábamos de una sociedad acostumbrada al consumismo y a la posesión de bienes. Mientras que la economía del siglo XXI se caracteriza por su evolución hacia un modelo colaborativo en donde la confianza y el acceso compartido, tienen un papel fundamental en la sociedad.

La crisis económica e Internet han impulsado la aparición de la economía colaborativa como modelo de negocio. Una gran mayoría de empresas emergentes han apostado por orientar sus productos y servicios hacia el cliente, revolucionando así la tradicional oferta-demanda del mercado. Hoy en día cobra mayor importancia conocer lo que el mercado opina y satisfacer sus necesidades.

Aunque podamos pensar que el consumo colaborativo es algo nuevo, sólo hay que echar la vista atrás para darnos cuenta que la cultura colaborativa es algo que lleva existiendo desde hace miles de años. Sin embargo, gracias a la tecnología este fenómeno se ha expandido de forma imparable por todo el mundo. Por lo tanto, no se puede obviar que el consumo colaborativo está siendo un punto de inflexión en el mercado laboral tal y como lo conocíamos.

Eludir el “sharing economy” es darle la espalda a una de las grandes revoluciones que está teniendo lugar en la historia económica mundial y que es una consecuencia directa de la digitalización del mercado laboral. Tanto grandes como pequeños deben aceptar esta nueva modalidad de negocio y adaptarse a ella para no quedarse obsoletos y desaparecer.

Lo que pretende la economía colaborativa es reorganizar el mercado económico a través de la innovación, favoreciendo una competencia sana, unos precios justos y ofreciendo una gran cesta de productos y servicios donde escoger. De todos modos, no hay que olvidar que este tipo de negocios basados en la economía colaborativa deben aprender a interactuar con las entidades reguladoras de cada ciudad y las compañías tradicionales hecho que está ralentizando su implementación.

Estos últimos años en los que este tipo de economía ha experimentado su momento de mayor auge y se ha expandido a diversos sectores, han provocado reacciones tanto positivas como negativas por parte del mercado. Los profesionales afectados por este fenómeno han visto amenazado el futuro de su compañía, preguntándose en qué les puede afectar este crecimiento exponencial del consumo colaborativo.

Esta nueva forma de ver la economía, no es incompatible con la existencia de compañías cuyo modelo de negocio sigue una línea más tradicional, ya que el mercado tiene suficiente espacio para que coexistan ambos modelos. Por lo tanto, si los modelos de negocio más conservadores quieren sobrevivir en este entorno competitivo y cada vez más enfocado a la tecnología, deben adquirir una visión más innovadora e incorporar talento que aporte puntos de vista diferentes para formar un equipo multidisciplinar.

Un ejemplo de ello es la compañía BeMate (perteneciente al empresario español Kike Sarasola, fundador de la cadena hotelera Room Mate). Sarasola ha sido capaz de identificar las necesidades existentes y sin cubrir en el sector hotelero (un sector conservador y que parecía ser inmóvil al cambio) y unirlas con la innovación, creando un mix entre alquiler de apartamentos turísticos y los servicios de un hotel convencional, convirtiéndose así en uno de los principales BeMate Versus AirBnba Airbnb.

Este cambio económico está relacionado con las nuevas generaciones que se incorporan al mundo laboral, los Millennials. Cada vez son más los profesionales que prefieren trabajar en proyectos específicos, que ayuden a “mejorar el mundo”, a recibir un reconocimiento económico por un trabajo que no les permita desarrollar sus capacidades más creativas y sus inquietudes de implementar novedades en el mercado.

Por tanto, vemos que las reglas del juego en el mercado están cambiando. Ya no es necesario que las empresas adquieran recursos propios para poder crecer ya que gracias a la economía colaborativa han surgido grandes oportunidades de negocio basadas en aprovechar los recursos infrautilizados existentes en el mercado. Ya no es más fuerte el que más bienes adquiere sino el que mejor sabe utilizarlos.

Escrito por Paula de Bueren | Marketing Specialist


  • En la actualidad 2.43/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 2.4/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas