MyTSP

La alimentación sí que influye en nuestra productividad

 

En la jornada laboral muchas veces es complicado tener constantemente un buen rendimiento, tener la mente abierta y la energía suficiente para sentirte realizado. Además, si le añades días de tareas complejas y problemas externos de la vida personal, pueden llegar a provocar alto nivel de estrés, cansancio y problemas de salud.

Por eso, existen varias soluciones para combatir el cansancio y efectuar un mayor rendimiento intelectual. Según varios estudios y expertos, llevar una buena alimentación ayuda a reforzar funciones cognitivas como la memoria, la concentración y el aprendizaje diario. Es importante destacar que una mala alimentación es uno de los mayores factores de riesgo cardiovascular, por lo tanto, hay que ser prudente.

La alimentación sí que influye en nuestra productividad - TSP Blog

La principal solución para combatir un bajo rendimiento es llevar una correcta dieta equilibrada con alimentos eficaces para la concentración. Además, una buena alimentación no sólo influye en la productividad sino también en el ambiente de trabajo, generando más alegría y buen humor. A pesar de eso, la gran mayoría de personas no es consciente y a causa de las intensas jornadas laborales, los largos desplazamientos y el hecho de no saber cocinar lo suficiente, hacen que nos alimentemos peor apartándonos de la dieta mediterránea.

Todo depende también del tipo de trabajo y función que desarrolles, pero lo que ocurre en un gran número de trabajadores en oficinas es un aumento de peso a causa del sedentarismo, del estrés crónico e ingerir comida fuera de casa (muchas veces comida rápida). Esto provoca que la grasa aumente el nivel de colesterol, de ácido úrico y de glucosa.

Así pues, para una dieta equilibrada lo ideal es empezar con un desayuno que contenga lácteos, cereales y frutas. El desayuno es el primer alimento del día así que son necesarios ciertos nutrientes que contengan vitaminas, calcio y hierro para iniciar la jornada positivamente y garantizar un alto nivel de concentración, incluso antes de salir de casa. Es importante levantarse con tiempo y hacer la primera comida del día con calma para evitar sustituirla posteriormente por tentempiés a deshoras, provocando una mala alimentación.

Evitar estos alimentos entre horas no significa no volver a desayunar a media mañana ¡todo lo contrario! Lo ideal es reforzar el primer desayuno con otro posterior que nutra y te de fuerzas para avanzar la mañana con más eficiencia. Si te apetece picar entre horas, una buena idea son los frutos secos o la fruta, así como los patés vegetales. Es importante dejar de lado la bollería y los snacks con demasiadas calorías y azúcares, y si lo tomas que sea con moderación ya que no es recomendable.

Para el mediodía lo más adecuado es llevar una comida moderada pero rica en proteínas, carbohidratos y hierro, con alimentos esenciales como los vegetales, ensaladas, legumbres, carne o pescado. Un buen consejo es ingerir comida casera ya que garantiza con mayor totalidad la calidad de los ingredientes.

Por lo que respecta a la cena, es importante que sea ligera y con alimentos calientes. Si contiene hidratos de carbono y vegetales, mucho mejor. De esta manera nos aseguramos de no dormir con el estómago lleno y las horas de sueño serán mucho más tranquilas y relajadas. Un ejemplo de cena ideal puede ser la sopa, purés, cereales o verduras.

Destacando la cantidad de comida o alimentos a ingerir, es importante recordar que si se comen demasiados alimentos, la sangre de nuestro cuerpo se puede concentrar en el tacto digestivo, ya que será necesario para digerir el sustento. Además, la reducción sanguínea de otras partes del cuerpo será mayor, como en el celebro, sintiéndonos más débiles y con retención en el vientre.

Por último, para llevar a cabo una alimentación y dieta realmente equilibrada se debe complementar con ejercicio y hábitos de vida saludables para asegurar un rendimiento eficaz en el trabajo y durante el resto del día.

Aunque en ocasiones es difícil estar concentrados y ser totalmente productivos durante las horas de trabajo, el propósito de llevar una buena alimentación te garantizará una mejora de energía y salud, y por lo tanto mayor rendimiento, buen humor e incremento positivo en la resolución de tus objetivos laborales.

Escrito por Laura Molas


  • En la actualidad 1.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 1/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas