Iniciar Sesión
Crear una cuenta

5 consejos para dejar de ser adicto al trabajo este año

 

Muchas personas son adictas al tabaco, videojuegos o al fitness, de la misma forma que también existe la adicción al trabajo. Ser adicto al trabajo puede parecer positivo para la empresa, aunque realmente puede provocar graves problemas al que lo padece, tanto de salud como psicológicos, llegando a ser tan perjudicial como una enfermedad.

Se puede confundir al adicto al trabajo con aquel que realmente disfruta de su profesión. Para el primero no hay nada más importante que su empleo, en cambio para el segundo el trabajo es una parte muy importante que complementa positivamente su vida, haciéndolo más feliz.

Pero, ¿qué es realmente un workaholic? Este término se refiere a la implicación excesiva y constante en la vida laboral de una persona, sin filtros ni límites, abandonando todas las actividades personales y de ocio que se realizaban anteriormente. Por lo tanto, se determina a aquellos trabajadores que pierden la noción del tiempo y sobrepasan sus objetivos laborales sin control para lograr el éxito.

5 consejos para dejar de ser adicto al trabajo este año - TSP Blog
De todas formas, existen diferentes niveles para esta adicción. En sus inicios, el workaholic apenas tiene tiempo para otras labores que no tengan referencia con su trabajo, distanciándose de sus relaciones sociales. Cuando el grado de adicción aumenta, el afectado puede llegar a realizar jornadas laborales tan excesivas de 15 horas seguidas, afectando gravemente a la salud tanto física como psicológica de la persona. Cuando esta adicción supera los límites extremos, se puede producir un colapso del organismo llegando a provocar infartos y ataques de corazón, poniendo la vida en un grave peligro.

¿Y cómo detectar a una persona adicta al trabajo? Por norma general, los workaholics tienden a tener una personalidad tozuda, controladora y son perfeccionistas. Suelen tener extrema dedicación laboral y sólo viven por su trabajo incluso estando fuera de su horario o de vacaciones, sus temas de conversación solo se enfocan al trabajo y son incapaces de desconectar. Además, tienen problemas para comunicarse con otras personas, dejan de lado a su familia y amigos, y su objetivo principal es tenerlo todo bajo control para llegar al éxito.

De esta manera, implicarse y tener pasión por el trabajo es muy importante, pero hasta un límite. Por eso, te damos una serie de consejos para superar esta adicción y volver a ser feliz en el trabajo.

1. Involucrarse en los objetivos laborales hasta cierto punto
Para empezar a superar esta adición es esencial dejar a un lado nuestros objetivos laborales, ya que éstos nos deberían satisfacer y hacer sentir bien, sin llegar a un estrés perjudicial y dejar que esta sea la única meta en nuestra vida. Por eso, debemos aprender a poner límites y encontrar otras motivaciones que nos hagan feliz fuera del trabajo, como un hobbie, actividad o simplemente pasar tiempo con los tuyos. Un consejo es pensar una lista de esas cosas que nos gustaría retomar o aprender de nuevo y buscar tiempo para compaginarlo con el trabajo.

2. Delegar la importancia de las tareas
¿Todas las tareas a realizar son igual de importantes? Evalúa el impacto que tiene cada tarea y si es esencial terminarlo todo en un mismo instante. Organízate y termina una tarea antes de empezar otra nueva. Además, aprende a decir “no” a aquellas tareas que te pidan con exigencia a pesar de no ser urgentes.

3. Poner límites
Muchas veces la obsesión con el trabajo impide ver la realidad y nos encierra en un mundo paralelo, pero hay que ser capaz de poner límites y aceptar el fin de la jornada laboral. Al empezar tu día, prioriza esas tareas importantes y urgentes para gestionar el tiempo correctamente, y así dejar de trabajar a tu hora de salida. A pesar de eso, hay que comprometerse a no dar más vueltas una vez acabada la jornada, sin consultar el correo electrónico ni tocar temas pendientes con compañeros o clientes.

4. No mezclar la vida personal con la profesional
Acorde con el punto anterior, para no pensar en el trabajo una vez acabada la jornada, un consejo es distraerte con actividades que te ocupen gran parte de tiempo en las horas fuera del trabajo. Una buena idea es comprometerte con actividades saludables como hacer deporte o aprender con un nuevo libro.

5. Relájate, ¡te mereces un descanso!
Por último, para combatir el estrés laboral y desconectar al 100%, quiérete y dedícate un tiempo para ti. Puedes acudir a un spa para reducir tensiones o ir a clases de yoga o tai chi. Si no te decantas por el deporte, puedes ir a dar un paseo o compartir un buen rato con amigos.

Aunque involucrarte en el trabajo es importante y beneficiario para la empresa, no siempre lo es para el propio empleado, así que hay que dejarse llevar un poco más y evitar que la adicción al trabajo pueda contigo. ¡Sigue estos consejos y volverás cada día al trabajo como nuevo!

Escrito por Laura Molas­


  • En la actualidad 1.43/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 1.4/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas