Iniciar Sesión
Crear una cuenta

Reconvertir el rechazo

 

A lo largo de nuestra vida laboral pasamos por momentos de satisfacción personal pero también por muchos otros de rechazo, sobretodo en un periodo de búsqueda de trabajo. En esos momentos todo el esfuerzo y preparación parece que no sirven para nada ya que el ser humano no está preparado para el rechazo y siempre le resulta una experiencia desagradable.

Eso no significa que tras una negativa debamos frustrarnos y dejar de buscar, de todo se aprende y no hay que tirar por la borda todo el tiempo invertido, sino que debemos aprender y seguir adelante. Durante el proceso de búsqueda  de trabajo se generan ilusiones y esperanzas que se rompen con un simple “no”. El hecho de ser rechazado no tiene que suponer el fin del mundo, generará sentimientos de enfado y disgusto pero no podemos permitir que nos arrastren porque eso hará que desaparezca la motivación durante el proceso.

Entrar en un periodo de reflexión y autocritica puede servirnos para analizar qué aspectos podemos mejorar. Incluso puede ayudarnos hablar con el entrevistador para que nos pueda decir los puntos débiles y aspectos de mejora. En muchas ocasiones lo que menos nos apetecerá será volver a contactar con la empresa que nos ha descartado, pero en muchas ocasiones pedir feedback favorece nuestra imagen como profesional. La educación y profesionalidad siempre dejarán una imagen positiva y nunca se sabe que nos deparara el futuro ni con quien volveremos a cruzarnos.

Algunos consejos para sobrellevar un “no” después de una entrevista laboral que nos pueden ayudar a afrontar la siguiente con confianza y motivación:

Identificar puntos débiles
Es importante para avanzar en el proceso de búsqueda de empleo evaluar la trayectoria que estamos teniendo y el resultado que vamos obteniendo de las entrevistas de trabajo. No hay que recrearse en los errores cometidos pero sí hacer una evaluación para poder mejorar y avanzar. No cometer los mismos errores una y otra vez nos permitirá ir puliendo nuestro discurso a la hora de enfrentarnos a un proceso de selección.

Focalizar, ¿a dónde quieres llegar?
A la hora de buscar trabajo, hay que detectar cuál es el público objetivo al que debemos dirigirnos. De esta manera las ganas y esfuerzo que empleemos se focalizarán en objetivos más concretos y por lo tanto más eficaces. Hay muchos tipos de procesos de selección, para los que ven falta de experiencia otros ven posibilidad de formación y crecimiento, lo importante es saber qué queremos transmitir y a quién queremos llegar. De esta manera nuestro discurso será detallado y preciso y nos evitará envíos masivos de CV al punto de no retorno. Hay que seleccionar el destinatario y cuidar el mensaje para que el proceso sea más efectivo.

Construir nuestra imagen
En relación al punto anterior, es importante cuidar nuestra imagen personal a la hora de presentarnos al mundo. La manera en que nos mostremos será la que determina inicialmente el impacto que causaremos a una empresa o seleccionador de personal. Empezando por el CV o la carta de presentación, debe aportar una imagen concreta y detallada de nuestro perfil. No está de más que alguna persona cercana nos lo revise para poder verificar si la imagen que transmitimos en la que deseamos transmitir. En muchas ocasiones puede ser útil también recurrir a un profesional para que nos ayude a encontrar los tecnicismos adecuados, la tipografía que debemos emplear o incluso qué expresiones podemos utilizar para que el mensaje sea más efectivo.

No todos están contra ti
Es fácil llevarse un rechazo laboral al terreno personal. No estamos preparados para escuchar que no somos el candidato seleccionado, es habitual no encajar las respuestas negativas pero debemos aprender a convertir el rechazo en motivación.

Si no te equivocas de vez en cuando, es que no lo intentas.” decía Woody Allen. No siempre salen las cosas a la primera y eso nos permite actualizarnos y seguir mejorando.

Huyamos de los altamente contagiosos Automatic Negative Thoughts (ANT), hay que evitar los pensamientos negativos que no nos aportan nada que nos pueda ayudar, el optimismo siempre será mucho más efectivo e influirá beneficiosamente en nuestra carrera profesional.

De todo se aprende, la cuestión es reinterpretar las experiencias negativas, sacarles el lado positivo y aprender de ellas. La motivación es lo último que debe perderse, como dice la artista Dana Stirling en su libro, “no importa cuántos no recibas, sólo necesitas un sí”.
 

Escrito por Alba Gimenez | Marketing Assistant


  • En la actualidad 2.75/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Clasificación: 2.8/5

COMENTARIOS

AÑADE UN NUEVO COMENTARIO


Su nombre: *
Su e-mail:
(No se mostrará)
Su comentario: *
Seguridad: *

TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas