Iniciar Sesión
Crear una cuenta

Papel vs Digital

 

Actualmente vivimos inmersos de lleno en la era digital, rodeados de pantallas, smartphones, ordenadores, tabletas… y hemos ido adaptando nuestra rutina e incorporando estos gadgets a nuestro día a día. En cuanto a la manera de cómo nos entretenemos, han cambiado muchas cosas. Lo queremos todo en el momento, no sabemos esperar ni tener paciencia. Vivimos en una continua inmediatez que muchas veces puede que nos haga infravalorar pequeñas cosas con las que disfrutábamos antes.

El gran cambio llegó con los ordenadores domésticos, la conexión a internet, los smartphones y tabletas, y las redes de mensajería instantánea. La popularización de estos nuevos formatos y progresos digitales auguraban una mala época para los formatos físicos como CD’s, videojuegos o libros, pero el crecimiento digital, aunque avanza a pasos agigantados, aún no ha conseguido sobrepasar del todo al formato físico.

Es el caso de los libros de papel. Podríamos decir que los libros son el único superviviente físico de la industria del entretenimiento y la cultura. Si lo deseamos, ahora mismo, podemos tener cualquier saga, Best Seller o Premio Planeta en cuestión de segundos en nuestro Smartphone. Pero, ¿qué hay de los míticos y tradicionales libros de papel; que será de ellos?

Existen muchas posiciones en cuanto a la lucha de papel vs digital, una lucha que de momento no tiene un claro vencedor. Lo importante es no perder la sana costumbre de leer, sea de la manera que sea.

A pesar de que el formato digital ha supuesto grandes avances a nivel estético, práctico y espacial, el papel sigue teniendo numerosos adeptos. La experiencia de leer un libro en papel aporta muchas más sensaciones al lector que una simple pantalla. Cada título, cada portada o contraportada nos transmiten una sensación distinta, nos despiertan más o menos ganas de sumergirnos en su historia.

El deleite de escoger
Pasear por una librería, ojear diversos títulos y hojear aquellos que más nos llaman la atención. Perderse entre estanterías y descubrir nuevas lecturas. Algo que la era digital no puede ofrecer.

La compañía
Cada libro tiene su historia y esta se incorpora a la nuestra. Los libros nos acompañan, nos dan soporte y son grandes compañeros de viaje. Sus márgenes escritos, sus anotaciones, marcapáginas y sus dobleces en las hojas.

Incondicionales
Un libro irá contigo allá donde vayas, no se estropeará, no dejará de funcionar ni se le acabará la batería.

El regalo perfecto
Cuando regalamos un libro no sólo regalamos una historia, regalamos un momento de ocio y entretenimiento.

Su carácter
Un libro tiene su propio olor, su tacto, la belleza de su portada y el grosor de sus páginas. Existe cierto placer en hojear un libro, abrirlo, cerrarlo, girarlo para leer su contraportada. Forma parte de la experiencia de leer.

El recuerdo
Está comprobado une la lectura en papel proporciona un mayor recuerdo y comprensión de lo leído. Se trata de un ritual, un momento, unas sensaciones que sólo puede transmitir un libro de papel.

La sencillez
Abrir un libro y empezar a leer. Los libros no presentan ninguna complicación, su mecanismo es sencillo y difícilmente pueden aparecer complicaciones. Volver páginas atrás, leer la última página, volverlo a leer entero. La lectura es sencilla y fácil, apenas existen factores que puedan disturbarla.

Para “siempre”
Aunque pueda parecer curioso, los libros son la tecnología más fiable para conservar y plasmar la sabiduría de la historia.

El placer de tenerlos
El mero hecho de coleccionar libros en estanterías, la construcción de una biblioteca personal que poder mostrar a amigos y familiares con orgullo. Cada libro leído en una estantería supone un pequeño logo del lector.

Por el momento, nadie concibe una sala de espera sin el revistero lleno, remplazando los libros y revistas por tabletas o smartphones. Seguiremos ojeando qué portada será la elegida durante la espera y disfrutaremos del pequeño placer de leer.

El progreso es un factor que nos favorece y hace avanzar a la sociedad pero hay pequeños detalles que cuesta dejar atrás. Los amantes de los libros de papel pueden estar tranquilos, aún quedan muchas páginas que pasar.
 

Escrito por Alba Giménez | Marketing Assistant


TALENT SEARCH PEOPLE S.L.
Placement agency Nº 9900000357
Ver ofertas